Amor y Luz

El 4 de enero es mi cumpleaños, una época en la que el Año Nuevo se mezcla con Mi nuevo año. Y un mensaje fuerte me siguió las pasadas 2 semanas, la de Amor y Luz.
Tal vez es el hecho de que Januka y Navidad, 2 fiesta de las 2 culturas en las que estoy inmersa, han coincidido este año. Y a pesar de ser atea, me gusta el mensaje de estas fiestas.
Januka es la fiesta de las luces: encendemos velas durante 8 días y colocamos el candelabro junto a la ventana, para que los transeúntes vean la luz y se sientan bienvenidos (esta costumbre empezó hace cientos de años, cuando los caminos e incluso las ciudades estaban muy oscuros).
La Navidad es la celebración del nacimiento de la persona que representa el Amor encarnado: un Amor abundante, no discriminatorio, a priori.

Enfocando en Amor y Luz

Y después de unas vacaciones con mucha gente que me encanta y tras recibir hermosos deseos de cumpleaños de los que están cerca y lejos, esto es lo que deseo para mí y para vosotros para este año que acabo de empezar:
Que recuerdes introducir la luz en tu vida, sin importar su tamaño: he descubierto hace tiempo que no hay manera de alejar la oscuridad, pero incluso una pequeña vela puede aportar mucha luz.
Estoy hablando de una decisión activa y consciente de invitar a personas, cosas, actividades, que añaden Luz a nuestras vidas. La luz puede ser cualquier cosa que nos deleite, que nos haga sentir capaces, felices, inspirados y en paz. Cualquier cosa que nos haga sonreír, sentirnos afortunados, sentirnos agradecidos.

Y el Amor: la creencia de que todos merecemos ser amados, sólo por ser quienes somos. Y merecemos sentir amor: un calor abundante y generoso en nuestros corazones hacia la gente y los animales y los lugares. El amor que nos ayuda a derribar barreras y defensas y cercas, porque esto es lo que verdaderamente nos protege.

En el siglo XXI, encuentro en mi página de facebook los mejores deseos de personas a las que nunca he conocido, que todavía encuentran la voluntad y el tiempo para escribir algunas palabras, con el fin de arrojar luz sobre mi día. Y también recibo mensajes y llamadas telefónicas de personas muy cercanas y queridas para mí, que también quieren alegrar mi día. Y me siento agradecida y afortunada.
A veces cuando es insoportable leer los periódicos, necesitamos crear pequeños círculos de amor y luz, como los círculos formados por un guijarro lanzado a un lago. Pequeñas velas de buenas intenciones, de bondad, de cuidado, con las que asustaremos la oscuridad.

Y sé que así será mi año:
Marcado por la búsqueda de lo que me trae paz, belleza y luz. Marcado por aquellos que me hacen sentir apreciada, respetada y cuidada. Y esto es también lo que intento difundir.
Voy a girar mi cara hacia el sol, concentrarme en lo que es bueno, y ayudar a traer algo de ese bien a la vida de otras personas.

Leave a Reply

Powered by: itecpro