Cómo Trabajo

En la práctica, la consulta es como un mini-laboratorio, donde el cliente aprende a expresar sus emociones y pensamientos, tratarse con respeto, interactuar de manera positiva, franca y abierta conmigo. Al aprender cómo hacerlo dentro de un ambiente protegido, podrá aprender a aplicarlo también en el ¨mundo externo¨: con su familia, amigos y colegas.

El trabajo se enfoca en lo emocional, no lo intelectual.

 

Al contrario de la famosa escena de un terapeuta que se siente detrás de su paciente, analizando lo que dice, en Gestalt el terapeuta se siente en frente del cliente, prestando atención al mensaje entero que se transmite de manera verbal y no-verbal. Justo porque miro al cliente como una persona plena, la manera en que habla, su tono, volumen, gesticulaciones, postura son tan importante como el contenido: las palabras que escoge y a veces son más reveladores en términos de información inconsciente.

De la misma manera, al contrario del famoso ¨porque¨  que utilizan los psicoanalistas, yo pregunto ¨cómo?¨ – ¨ ¿cómo estás?¨, ¨ ¿cómo te sientes?¨, ¨ ¿cómo te gustaría ser?¨, ¨ ¿cómo te gustaría sentir?¨.

Las emociones son nuestra parte más autentica. A diferencia de los pensamientos, que son manchados por los demás – padres, profesores, amigos, libros –las emociones son solo nuestras. Así que estar en contacto con las emociones nos ayuda conectar con la parte más genuina.

Yo me enfoco en al Aquí y el Ahora, porque es donde la vida está.

 

 

Stream of Life photo by pen3ya

Todos venimos de algún pasado que nos formó tal como somos, y todos miramos hacia un futuro, donde residen nuestras esperanzas, sueños y planes. Pero vivimos en el presente. Es el único sitio y tiempo donde sentimos, experimentamos y actuamos. Huir del presente, sea hacia el pasado (en forma de nostalgia, remordimientos, ¨si hubieras) o hacia el futuro (fantasías, ilusiones, ¨qué-pasarías) es como huir de la vida misma. Estando en el presente, podemos referirnos a lo que pasó y hablar y tener esperanza sobre lo que pasará, pero nuestro punto de partida, la base, el ancla, es el presente. Desde el presente podemos explorar y aún más importante: podemos experimentar.

Ayudo a mis clientes reconocer los patrones que pueden detenerles. Puede ser una negatividad en su auto-percepción (soy perezoso, estúpida, incompetente), o su manera de ver el mundo (¨todo el mundo es más feliz que yo/mejor integrado/tiene buenas relaciones y mejor carera excepto yo¨ o ¨¨todo el mundo me menosprecia¨) o su mirada general sobre la vida (viendo la mitad llena o la mitad vacía del vaso).

A través del trabajo ayudo al cliente empezar a reconocer sus emociones: la sensación, la capacidad de nombrarla, definirla y después mostrarles las maneras adecuadas de expresarlas, interiormente y exteriormente.

¨Interiormente¨ refiere a, por ejemplo, una persona que habla sobre un tema personal muy triste pero con una sonrisa. Unos lo hacen para quitarle importancia a lo que están diciendo, otros para no agobiar demasiado a sus locutores y terceros, para no dejar que lo que dicen afecte sus emociones. Entonces, una manera adecuada de hablar será sentir y expresar la tristeza cuando la experimentan, o mostrando cara triste, derramar unas lágrimas, p simplemente decir ¨estoy triste¨.

¨Exteriormente¨ refiere a un comportamiento que es admisible por la sociedad. Por ejemplo, una persona que está enfadada, puede tirar objetos por el aire, gritar, pegar a la gente a su alrededor o tumbarse en el suelo y dar pataletas. Este tipo de comportamiento será menos admisible que una persona que solo se levanta un poco la voz, una persona que utiliza un tono  duro  o simplemente diciendo ¨estoy muy enfadado¨ o ¨estoy muy decepcionado contigo¨.

Mientras tanto, el trabajo constructivo de mejorar la auto-estima del cliente empieza: ayudándoles reconocer sus fortalezas y lo que es más importante, enseñarles como respetar aquellas cualidades. Este asunto no es trivial, porque la mayoría de la gente reconoce que tenga virtudes, pero cree que estas virtudes son menos importantes, o que valen menos que sus defectos.

Fortalecer el cliente significa señalar todos sus logros, destrezas y virtudes. Enfocar en algo significa engrandecerlo. Así, el cliente aprenderá como enfocar en lo positivo – dentro de sí y en su vida (lo que tiene y no enfocar en lo que no tiene).

Y hablando de ¨tener¨- demasiada gente da más importancia a lo que tiene en vez de a quien son. Enseñar a mis clientes auto-estima significa también enseñarles a quererse de manera incondicional, por quien son y no por lo que han logrado en lo material. La gente que se quiere y se respeta puede lograr más. Pero parte del proceso es averiguar qué es lo que les importa lograr, escuchar a su voz interior en vez de a la voz de la sociedad que les dice lo que ¨deberían¨ tener o ser.

La palabra clave es ¨darse-cuenta¨- esta es la herramienta clave, yo creo, para vivir un vida plena. El ¨darse-cuenta¨ se construye paulatinamente: al principio el cliente aprende a prestar atención a su manera de respirar, logrando respiración natural y profunda, no superficial. Después empiezan a darse cuenta de su manera de sentarse, su vocabulario, el tono que utilizan y cuando, las opiniones que expresan y a sus emociones. Por ejemplo, darse cuenta cuando una situación o una persona les hacen sentir mal y aprender a evadirlos antes de tener una rabieta o echarse a llorar. El cliente aprenderá  cómo darse cuenta a sentimientos como la soledad o el miedo y cómo dar apoyo a sí o saber pedirlo de los demás. Pero también hay que aprender a darse cuenta de lo bueno en la vida: demasiadas personas se dan cuenta de su felicidad solo en retrospectiva. Hay que saber apreciar lo bueno mientras lo tengamos.

 

Powered by: itecpro