Hay una grieta en todo. Es así como la luz entra


(This post appears also in English)

la grieta nos ayuda a subir. foto Mick Mayer

Esta frase inspiradora la tomé de una canción de Leonard Cohen.

Muchos de nosotros intentan ser perfectos. No siempre lo decimos en voz alta, a veces ni lo admitimos a nosotros mismos, pero no nos permitimos ningún error, ninguna falta, ni una debilidad.

Tenemos que ser buenos niños, buenos hermanos, buenos amigos y buenos estudiantes. Tenemos que ser buenos trabajadores, buenos ciudadanos, buenos parejas, buenos padres. Tenemos que ser buenos…

Y este ¨bueno¨ es tan absoluto, que nos asombra. No podemos fallar, tenemos de tener el control, siempre. Tenemos que estar en la cima. Y la cima, como siempre, es puntiaguda y diminuta y resbaladiza, así que es muy fácil caerse.

Porque cuando todo he de ser perfecto, cada mancha pequeña lo convierte en imperfecto. A lo cual traducimos en ¨defecto¨ y de ahí llegamos a ¨defectuoso¨.

 

Eso me hace pensar en la estatua de Venus de Milo: esta famosa estatua que representa la griega diosa del amor y belleza es una de miles de estatuas que están exhibidos en muchos museos por todo el mundo. ¿qué le hace a ella tan famosa? Yo creo que justo su imperfección. Yo la recuerdo como ¨aquel estatua sin brazos¨… y a pesar de estar rota, el Louvre la ve adecuada para su exhibición permanente.

La belleza de la imperfección. foto Edwin 11

Al escribir me vienen a la cabeza más imágenes: la nariz de Paloma Picasso. Una nariz que otros la hubieran operado pero Paloma Picasso la muestra, en magníficos fotos de su perfil, para promocionar a ella misma y sus creaciones.

Y la voz ¨rota¨/ronca de Tom Waits  o la torre inclinada de Pisa.

Todos estos tienen una grieta y hemos llagado a encontrar belleza en ellos.

Entonces, ¿Por qué es tan difícil para nosotros amar a nuestras grietas, encontrar belleza en ellas?

 

No somos perfectos porque es inhumano se perfecto. Porque ser humanos significa vivir con y gracias a ensayo y error. Y es justo el error lo que nos hace aprender y así crecer. Son los experimentos con la vida y con nosotros mismos lo que nos enseña, nos da contenido y profundidad, nos hace interesantes y fuertes y enriquece nuestra vida.

Yo nunca he conocido una persona perfecta en mi vida. Cuando era adolescente, pensé que una personas que conocí eran perfectas, siempre añadiendo ¨si existiera una persona perfecta¨. Ahora ni pretendo buscar ni encontrar personas perfectas. Solo imaginarlo me parece aburrido!

A mí me gustan las grietas: como arrugas en la cara (otro tabú en nuestra sociedad), como medallas por una vida bien vivida, también nuestras ¨grietas¨ son medallas que muestran que no nos da miedo a vivir, atreverse, fracasar y levantarse de nuevo.

Cuando veo ¨personas perfectas´ ellos me dan pena. Es que se esfuerzan tanto y viven consumidos por el miedo de que algún día este castillo de naipes derrumbe. Generalmente estas personas están tan estresadas no pueden sonreír y de reír – ni hablar. Eso pueda que raje  su máscara.

En Ingles hay una expresión ¨una sonrisa le rajó la cara¨. Una cara agrietada por una sonrisa, ¡qué imagen tan bonita! No?

Entonces, qué te parece relajar tus músculos y rajar tu cara con una sonrisa enorme?

Deja que la luz entre en tí y que tu luz se manifieste.

1 Comment

  1. Pamela says:

    Felicidades miry muy buena pagina

Leave a Reply

Powered by: itecpro