Tabula Rasa – Tablilla Nueva (Borrón y Cuenta Nueva)

Share it!

Septiembre está en el aire.

Como para la mayoría de la gente en este parte del mundo, también para mí, septiembre era durante años, la época en la cual volvía a la escuela.  Una insinuación de otoño por el aire, una luz más suave, nuevas libretas, nuevos profesores, nuevas oportunidades para reinventar a mí misma, hacer nuevos planes, prometerme a que en este año…

Las libretas estaban vacías, blancas, limpias. Podía rellenarlas con lo que quisiera. Y quise.

Hasta hoy, tantos años después de que septiembre dejó de marcar una nueva etapa, sigo sintiéndome excitada cuando llega este mes, teniendo pequeñas mariposas en mi panza, preguntándome qué traerá este otoño para mí.

Quizá añade a esta sensación el hecho de que ayer comenzó un año nuevo según el calendario hebreo, o quizá sea porque durante miles de años, nuestros ancestros era agrícolas y el otoño era el tiempo de sembrar semillas: tiempo de esperanza y optimismo. Nadie siembra semillas sin esperar que ellas crecerán a ser una planta fuerte y fructífera. Aunque esta esperanza puede ser mezclada con algo de miedo: sobrevivirá? Florecerá? Dará frutos?

Y a pesar de estos miedos, un año tras otro, seguían sembrando.

Igual que yo sigo, año tras año, ser esperanzada, planificar, prometer y soñar.

Luz tierna de otoño, todo es posible

Luz tierna de otoño, todo es posible

Y eso es justo lo que deseo para ti, en este mes tan encantador: ojala te permitas disfrutar la suave briza de otoño, que ya no es el pesado calor del verano ni la fría escarcha del invierno. Déjate  volver a ser como un niño: sentir la emoción, la esperanza, saber que nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo, probar cosas nuevas, aprender cosas nuevas sobre ti mismo, la gente que te rodea y sobre el mundo en el cual vives.

Confía en que puedas sobrevivir las dificultades que la vida nos presenta de vez en cuando.

Permítete a florecer, a resplandecer, a mostrarte a ti mismo y al mundo las maravillosas cualidades y posibilidades que residen en ti, igual que una semilla posee todo el potencial de un árbol enorme.

Cree en que puedes dar muchos frutos: tener nuevos amigos, inventar nuevas ideas, formar relaciones amorosas y ser creativo: crear tu propia vida con tu propios voluntad, esperanza y perseverancia.

Repito el verbo ¨permitirse¨ porque nadie te detiene excepto tú mismo. Así que de ti depende abrir una nueva página, una página blanca, en la cual escribirás todo lo que tu mente y corazón desean.

Share it!

1 Comment

  1. Hay algo de mágico en eso de poner un problema por escrito. Es casi como si, al escribir lo que anda mal, empezara uno a descubrir nuevas formas de arreglarlo. Al escribirlo Ud., se crea un espacio entre el problema y Ud., y en este espacio pueden crecer las soluciones.

Leave a Reply

Powered by: itecpro